La Brújula

Se me perdió el norte. Un día de repente no pude encontrarlo. Si viajaba al sur sentía frío. Cuando buscaba el este se me ponía el sol y en el oeste sus rayos me quemaban.

Perdí el rumbo. Mi brújula se había estropeado y mis pasos daban vueltas a la nada.

A cada paso buscaba señales; en cada esquina dibujaba una señal que duendes caprichosos borraban para jugar a las escondidas.

Hoy encontré un viejo imán que me sonreía. Quise recordar de donde nos conocíamos pero no pude; entonces él, tranquilo y decidido saltó a mi brújula que adormecida comenzó a mover sus desgastadas flechas.

Mi vieja brújula traicionera…mi prodigo imán…mi rumbo perdido…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.