Pitada a go go

libertad de expresion pitidos silbidos himno de España

No voy a ser yo quien inicie un nuevo debate sobre lo que los símbolos nacionales representan o no para la ciudadanía. Banderas o himnos pueden unir o desunir pero, tal y como dijo Blas Infante:

“UN HOMBRE, CUALQUIER HOMBRE, VALE MÁS QUE UNA BANDERA, CUALQUIER BANDERA”

Tampoco voy a ser yo la que defienda o critique a los nacionalistas o a los nacionales (que al final, casi lo mismo da). No termino de hacerme una opinión porque los extremismos, del color o del idioma que sean, nunca me han gustado. Pero si me gustaría que los andaluces defendiéramos lo nuestro con la mitad de sus ganas, más allá de quejarnos cuando en los medios salen tópicos.

Pero me parece que en todo esto de los pitidos, los tuits, de los comités y de las querellas, hay mucho más de oportunismo que de oportunidad.

Ya en 2009, ante un partido similar que también ganó el Barça, se presentó una querella por injurias a la corona y apología del odio nacional y la Audiencia Nacional no la admitió a trámite por considerar que entraba dentro de la libertad de expresión (me ahorro copiar el Auto y os lo dejo para que leáis lo que digo).

libertad de expresion audiencia nacional pitidos silbidos himno de España

Se sabía que iba a pasar. Se le fue dando bombo desde varios días antes del partido y, curiosamente, por los mismos que después criticaron la pitada. Y por todos es sabido que no hay nada peor para que un niño haga algo que prohibírselo…si no quieres sopa, dos tazas. 

En un país corroído por la corrupción y en un momento político efervescente en el que muchos ven temblar los pilares de sus democráticos sillones, para alguien es más rentable fijar la atención en los pitidos en un partido de fútbol que en el hecho de que los partidos están pactando casi con el diablo para formar Ayuntamientos sin tener en cuenta la opinión que el “pueblo soberano” ha emitido en las urnas. Nada nuevo bajo el sol.

Pero si todo esto os parece rebuscado, imaginad lo divertido que va a ser cuando en esta ocasión la Audiencia Nacional diga que este hecho va contra todos los derechos habidos y por haber. Vamos, un “donde dije digo, digo Diego” en toda regla. Total, la libertad de expresión casi como el resto de libertades, se vende al por menor, en los supermercados y ahora, tenemos cartillas de racionamiento (y, por qué no, de razonamiento).

Hoy no os gustan los pitidos por venir de dónde vienen…mañana, la mordaza, quizás sea la tuya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.