Cambio media naranja por limón entero

Yo no quiero tener una media naranja. Si la tuviera significaría que estoy incompleta y, la verdad, yo no veo que me falte nada, estoy enterita. Por eso lo que yo quiero es un limón. Sí, sí, habéis leído bien, un limón con toda su acidez.

Si buscara media naranja sería porque la he perdido en algún momento. Se me habría despistado a mitad del camino. Y, que yo sepa, no he perdido nada (salvo el tiempo y el dinero en algunas ocasiones).

Las reflexiones de Beita Motivación Relatando Creatividad

Además, buscar tu media naranja sería como buscar una aguja en un pajar. Hay más de 7000 millones de personas en el mundo, no habría tiempo en una vida para encontrar a la media que encaja a la perfección con tus bordes. Una media naranja que tenga las mismas muescas (pero al revés), que mantenga el mismo color, sabor, olor…¡Imposible!

Justo por eso yo lo que quiero es mi limón. Si yo tengo que ser una naranja, lo que quiero es que contraste conmigo. Amarillo por naranja. Dulzor por acidez.

¿Por qué nos empeñamos en decir que estamos incompletos? ¿Cuántas veces hemos oído eso de “aun no ha encontrado a su mitad”? ¡¡¡¿¿¿A QUÉ MITAD???!!! Yo todavía no me he cruzado con medios cuerpos por la calle, ni con medias mentes. En definitiva, no existen las medias personas que necesitan encontrar sus otras partes, existen personas que buscan a su complemento ideal.

¿Y tu qué prefieres, media naranja o un limón entero?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.