Derecho al Pataleo

Una de las consecuencias de la crisis económica que más me ha sorprendido (y a la vez gustado) es el movimiento “positivista” que ha surgido. Se nos invita a vivir con un pesamiento positivo, buscando el lado amable de las cosas, llenando nuestros muros (virtuales y no virtuales) de frases cuqui-motivadoras con las que cierta empresa se está forrando. Y está genial. Es cierto que a todos nos viene bien un cambio de actitud, no podemos pasarnos todos nuestros días con cara de acelga y llorando como plañideras. Hay que pintarse sonrisas en la cara, buscar la parte buena de las cosas y dejar de darle vueltas a la cabeza por todo y por nada.

Pero, ¿qué pasa si un día no te sientes con ganas de ser happy? Hay un día en que te levantas chof y tienes ganas/necesidad de partir todas las tazas de desayuno cuquis que te han regalado porque las apuntaste en tu cuqui wishlist y borrar todas las frases motivadoras de tu cuqui-agenda. Que le vamos a hacer, somos humanos no dibujos cuquis. Este día se abre ante ti una doble frustración: primero, te has levantado chof y segundo, te sientes un ser despreciable por no ser las castañuelas que el mundo dice que debes ser siempre.

derecho a pataleo derecho al pataleo motivacion positivo negativo enfado frustracion beitavg relatando las reflexiones de beita
Foto: Pixabay

El positivismo que impera ha sido la reacción lógica al pozo oscuro en el que nos han dicho que habíamos caído. Es como ese día que te deja tu pareja y tu, sin lágrimas para llorar porque ya has inundado tu vecindario, decides que para superar la ruptura, lo mejor es cortarse el pelo y comprar una barra de labios nueva (perdón por la trivialidad, pero me pareció muy gráfico).

A mi personalmente me ha ayudado mucho. Dejando atrás todo este discurso que os he dado, tengo que reconocer que (aunque no soy Candy Candy), he dejado de buscar los tres pies de todos los gatos que pasan por mi vida. Es un primer paso. Si no puedo verlo todo como un arco iris, por lo menos voy a hacer que cada vez el gris vaya siendo más claro. Ver la vida con otro cristal hace que relativicemos nuestros problemas pero no para alejarnos de ellos sino, simplemente, para buscar la solución desde otro ángulo. Verlo todo negro no es sano, lo puedo decir más alto pero no más claro. Ser permanentemente negativos puede acabar con nosotros minando nuestra salud, nuestra autoestima, nuestras relaciones sociales,…

Pero oye, ¡qué somos humanos! Es lógico que tengamos malos momentos y que nos frustremos, nos ofusquemos, nos sintamos dolidos, nos sintamos hundidos…en definitiva, tenemos que reivindicar nuestro Derecho al Pataleo. Quejarnos no sirve de nada, bueno, vale, pero en ocasiones nos quita la espinita y nos libera de una presión interna que hace sentirnos como las ollas Express de nuestras abuelas cuando soltaban el vapor por el pitorrito (que sí, que se llama válvula, pero que yo le he dicho pitorrito toda la vida y no pasa nada).

                                    //giphy.com/embed/kw7G3x1n1rzqg

via GIPHY

Nadie nos puede negar nuestro derecho al pataleo. Si ser negativo siempre terminar por ser perjudicial para la salud, ser siempre positivo termina por hacernos parecer ridículos, todo tiene su justa medida (y todo es necesario, no se si habéis visto Inside Out pero os habla muy bien de esto). No es justo que te coarten la libertad de expresar un sentimiento negativo, ya habrá tiempo de recapacitar pero las espinas hay que desclavarlas pronto para que no se infecten y hagan más daño.

Patalea pero sólo un ratito, como nos decían nuestras madres cuando le pedíamos hacer algo; no vale que se haga un estado crónico porque estaríamos volviendo atrás. Patalea pero al aire, no es justo que tu pataleo lastime a nadie. Patalea pero luego vete al rincón de pensar, reflexiona sobre lo que te hace sentir así, busca una salida, háblalo con alguien, hazlo relativo y ríete. Patalea pero flojito, no te canses, debes tener fuerzas para seguir viviendo.

 

Ir a descargar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.