Coge tus bártulos y vete

noria reflexiones beitavg

La noria de Sevilla ya es parte de nuestra historia. 

Hace poco más de un mes saltaba la noticia de que, al no haberse cumplido las expectativas de visitantes previstos inicialmente, se iba a proceder a su desmontaje.

Así ha sido, la semana pasada, en mi paseo matutino me encontré con el aro sin cabinas y, una semana después, tan sólo quedaba una grúa que atestiguaba lo que allí había pasado. Me resultó muy curioso ver como algo que había llegado a nuestras vidas con gran ruido, un año y tres meses después, se ha ido por la puerta de atrás, sin hacer ruido y sin banda de música como ahora gusta despedir las cosas en esta cuidad.

Y seguí andando mientras le daba vueltas al tema de la noria y me resultó paradójico cómo el desmontaje de una atracción turística se podía asemejar tanto a las relaciones personales.

¿Cuántas veces llegan a tu vida personas que lo ponen todo “patas arriba”?

En toda nuestra vida, cientos de personas nos acompañaran y, mal que nos pese, unas llegaran para quedarse y, sin embargo, otras, saldrán por la puerta de atrás, calladas.

Normalmente, las personas que salen por la puerta de atrás son aquellas que llegan montando más ruido en tu vida y cambiando por completo tus esquemas. Llegas a creer que van a formar parte de tu camino para siempre porque, de golpe, compartes pasiones, momentos, historias…pero un día, sin saber por qué, el ruido empieza a ser más flojito hasta que, al final, sólo queda silencio.

No lo vemos venir o quizás sí, pero pensamos que quizás les pase algo. Incluso llegamos a sentirnos culpables pensando que hemos podido hacer algo que les moleste. Pero no, nada más lejos, simplemente se trata de que ya han obtenido aquello que fueron a buscar y no les interesa ni lo más mínimo seguir contigo.

La cara de tonto que se queda es considerable

Reconócelo, se te queda cara de tonto y te juras, una y otra vez, que no te va a volver a pasar, que la próxima vez que llegue alguien así, al primer síntoma le vas a espetar en su cara “coge tus bártulos y vete de mi vida”… Pero no lo haces, porque cuando te das cuenta, siempre es demasiado tarde como lo ha sido para esa noria que harta de dar vueltas sola, ha cogido sus maletas y se ha ido en busca de otro destino que la comprenda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.