#HolaPutero

Hacía demasiado tiempo que no pasaba por aquí con una reflexión. No es que, de golpe, haya dejado de pensar sino que mis tecleos andan por otros derroteros. Hoy he decidido volver a ello y, como me va la marcha, voy a volver con un tema peliagudo.

Habréis notado que no suelo hablar de temas feministas, ya lo haré pero necesito centrar mis ideas antes. Pero el vídeo de Towanda Rebels #HolaPutero, me ha traído hasta aquí. Os lo dejo para que lo veáis y, después, charlemos…

Tras verlo, he recordado como si la estuviera viviendo en ese momento, una clase de religión en mi último año de bachillerato (en 2002). En ella, D. Enrique Iniesta Coullaut-Valera (sí, un cura y de 70 y muchos años) nos dijo que “no había puta sin puto”.

Aunque la temática de la clase era María Magdalena, su compromiso de formar a personas cabales, le llevó a meterse en ese berenjenal. No, él no hablaba de proxenetismo, él hablaba de “gente que consume la mercancía”. Y María de Magdala, la juzgada, la estigmatizada, la mal mirada y mal querida era a la vista de todos la mala de la película…o no, tan sólo era la víctima de una sociedad y un tiempo.

Poco ha cambiado desde los años 30 del siglo I y desde el año 2002 del XXI.

Siempre se juzga la mercancía, nunca a quién paga por ella. No es delito consumir prostitución, es delito la trata de blancas, el proxenetismo,…pero es una cadena, si no existiera el consumo, no habría delitos. La industria del sexo, los trabajadores del sexo,…carne para ser usada simplemente por dinero.

Es cierto que el vídeo es reduccionista en cuanto a que se centra en la prostitución femenina pero es lógico teniendo en cuenta que la autora es conocida por su activismo feminista. El daño y la vileza es exactamente igual, personas que consideran a otras personas como mercancías en las que descargar sus peores instintos por un módico precio.

Dinero, dinero, dinero…Puedes hacer lo que te plazca, en el agujero que te plazca, provocando el daño que te plazca…no hay queja, no hay oposición, no hay abuso…¿o si? ¿Es realmente un consentimiento libre? No, no y mil veces no.

No me gustaría leer el comentario demagógico de que “muchas lo hacen porque quieren”. ¿Seguro? ¿Por qué quieren o por qué no pueden hacer otra cosa? Te sacan de tu país, no conoces el idioma, tienes deudas, no tienes papeles y la única opción es abrir las piernas y rezar para que sea leve.

Meros trozos de carne. Este es el verdadero problema que, para muchos, seguimos siendo meros trozos de carne con agujeros diseñados por la naturaleza para que ellos acoplen sus miserias y las descarguen. Por eso, se sigue diciendo que ascendemos “por acostarnos con”; por eso, las actrices siguen haciendo desnudos innecesarios para sus personajes; por eso ganamos menos, porque lo que vale no es nuestra mente o nuestra capacidad, sino nuestro cuerpo (palabra de talla 46).

Sigo viendo que se trata de un problema educacional. La más básica, que todos somos iguales y que nuestra valía frente a las diferentes opciones vitales de mide por nuestras capacidades (yo soy terrible en actividades físicas pero se me da genial escribir, ¿cuántos escritores hombres no estarán en mi misma circunstancia?). Y la educación sexual…esa creencia absurda de que es algo a ocultar…si lo hablásemos más, habría menos reprimidos metiendo a chicas en portales.

#HolaPutero, yo también quiero decirte algo: ese dinero, no compra un cuerpo…vende tu dignidad. Ella siempre estará por encima de ti.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.