¿Quién sabe dónde?

Paco Lobatón miraba compungido la lucecita roja que le indicaba que esa era su cámara.

Tras la vuelta de su programa más conocido, aquel que le dio fama en los noventa, los niveles de audiencia habían sido más que mediocres y la compañía se lo había advertido, era su última oportunidad para mantenerse en la parrilla del prime time.

A su lado, una pareja joven apesadumbrada. Ella lucía un embarazo tan avanzado que el personal de limpieza temía que se pusiera de parto allí mismo, con lo que eso ensuciaba.

Paco comenzó a hablar con su monótono tono, ese que le daba solemnidad a la búsqueda de desaparecidos mientras la pareja se limpiaba las lágrimas.

一 Bien José, cuenta a nuestra audiencia a quién buscáis – preguntó al futuro padre.

一 Pues mira Paco, nosotros hemos venido a tu programa, que por cierto nos encanta, enhorabuena.

一 Ay, déjame a mi, que tú te lías y no vamos a acabar nunca – le interrumpió ella – mira Paco, a mi me queda nada para parir y se nos ha perdido la estrella que tiene que guiar a los pastores y a los Reyes.

Paco Lobatón se frotó los ojos incrédulo.

一 Perdonad que os interrumpa, ¿Estrella es un familiar?

一 No, Paco, no. Estrella es eso, una estrella. Una muy grande y muy brillante que se tiene que colocar sobre el portal en el que nacerá mi niño – informaba la joven mientras el bueno de José ya sólo asentía.

La joven se agarró la barriga con fuerza, algo no iba bien.

一 ¿Algún problema, María? – preguntó asustado Paco.

一 Ay Paco, yo creo que el niño ya viene – dijo señalando el charco que había a sus pies.

Los de limpieza se santiguaron viendo la que se les venía encima; los operadores de cámara corrieron a llamar al 061; los tramoyistas y los diseñadores de decorados, prepararon una cama para la parturienta.

José y Paco agarraban cada uno una mano de la madre que lloraba, reía, gritaba mientras las cámaras no se perdían un segundo del suceso. Era, sin duda, el mejor programa de la historia.

El 061 no llegó a tiempo , el tráfico de esos días de final de año era terrible. Los sanitarios llegaron con el tiempo justo de dar la enhorabuena a los recién estrenados padres y confirmar que era un niño y que, según informaba la madre, se llamaba Jesús.

De repente, el foco principal se encendió sobre sus cabezas. El equipo de iluminación se miraba, nadie había dado aquella orden ni tampoco eran conscientes de que aquel foco tuviera la capacidad de atravesar paredes e iluminar el cielo. Estaban hartos de decir que si se adquiría material nuevo, los avisaran que luego pasaban cosas raras.

Atraídos por la luz, el plató se fue llenando de gente cargada con borregos y cestos de castañas. Tres hombres, con pintas de forasteros, entraron con oro, incienso y mirra. ¿Qué locura era aquella?

一 Ay Estrella, ¿desde cuándo eres tan moderna? – preguntó sudorosa María tras el esfuerzo.

La luz hizo un breve parpadeo a modo de guiño y siguió brillando con más y más fuerza mientras en el plató no paraba de entrar gente rara y los shares de audiencia reventaban.

一 Pues ya lo ven queridos telespectadores, un nuevo éxito de ¿Quién sabe dónde? – comentaba a cámara un lloroso Paco Lobatón – y en esta ocasión, no sólo hemos encontrado a Estrella sino que, para el programa, ha nacido un salvador.

30 Comentarios

  1. Hola Beatriz, es un cuento muy bonito. Recreas muy bien en un entorno moderno y actual el nacimiento del niño. Le has agregado unas pinceladas de humor, a mí me ha parecido divertida la preocupación del personal de limpieza..¡Qué gracioso! Un abrazo y mucha suerte Beatriz.

    Me gusta

  2. Qué cuento tan hermoso, Beatriz. Qué historia original y qué bien que la cuentas. He sentido distintas emociones mientras la leía y entre ellas se colaba la ternura. Una delicia, lo he disfrutado mucho.
    Ariel

    Me gusta

  3. He recordado los programas ¿Quién sabe dónde? de Paco Lobatón. Me ha gustado la originalidad y me surge un deseo: Que la Luz de Estrella guíe el camino de la Humanidad.
    Un abrazo

    Me gusta

  4. jaja que tiempos aquellos los de Paco Lobatón y su ¿quién sabe donde? seguro que ni se le pasó por la cabeza buscar nunca una estrella. Simpático cuento Beatriz, donde los protagonistas son unos modernos José y María que al final encontraron su estrella para alegría de Lobatón y sus patrocinadores. Suerte en el Tintero. Un saludo.

    Me gusta

  5. Solo un milagro como ese podía salvar al programa y a Paco del destierro lejos de las cámaras, jajaja
    Genial este cuento de Navidad sacad de contexto y con una puesta al día inmejorable y humorística a la vez.
    Me ha encantado.
    Saludos,

    Me gusta

  6. Hola,
    Que encantador y tierno relato. No solo fue la felicidad de sus padres primerisos, sino que también llego a subir el rating del programa. Genial trama. =0)
    !Mucha suerte en el concurso! !Feliz fin de año nuevo!!

    Le gusta a 1 persona

  7. Qué bueno Beatriz como me he divertido con el Lobatón y la estrella, que parida por dios, y es que la audiencia se mete en un plató en menos que canta un gallo, sí el de la noche del 24 ¿porque nacería en navidad? digo yo. Gracias por compartirlo. Un abrazo y feliz año nuevo.

    Me gusta

    1. Jajajajajajaja ¡gracias! Claro, estoy suponiendo que todo es igual a nacimiento “original”, las 12 de la noche y tal. Se me fue un poco la pinza pero quería darle todo el humor posible.

      Me gusta

  8. jejje Beatriz… que imaginación para meter a Lobatón en un cuento navideño, con su pizca de humor, y su mucho de ternura, ¿original y divertido, sí señorita!!!!
    Te deseo para el 2018 que sigas escribiendo historias igual de ocurrentes. Un abrazo compañera.

    Me gusta

  9. Hola Beatriz.

    Lo primero de todo, felicitarte por el bien merecido galardón del mes pasado. Ha sido un gran trabajo.

    Este relato me ha sacado unas cuantas sonrisas. ¡Menuda la que has montado!
    Muy currada la idea de la estrella perdida y muy acertado el escenario y la situación. Muy bueno.

    Nos leemos.

    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.