2019 en letras

Como el calendario manda, este post es un repaso de lo que ha sido mi 2019 literario. A nivel general, puedo sentirme muy contenta, he leído más y he escrito más. Pero no me adelanto, mejor os lo cuento.

Lecturas

En 2019 he leído 24+1 libros (el nº 25 está en proceso, pero estoy 100% segura de que lo acabaré antes del 31). En enero me propuse mezclar lecturas y ahorro así que, por cada libro, he ido dejando en una hucha dos euros, lo que hace un total de 50€ ahorrados, no está nada mal; para 2020, el importe sube a tres euros, a ver hasta dónde llego.
De los libros leídos, 12+1 han sido novelas; 6 han sido libros de relatos cortos y los 6 han sido de temática diferente (biografías, reflexiones, históricos, …). Para no aburriros, os contaré sólo el top 5 en orden de lectura:

  • Juan Belmonte, de Manuel Chaves Nogales. Ha sido mi primera experiencia con el autor y, aunque ha sido con un género que normalmente no me gusta, he de decir que el estilo del autor y las características del personaje han conseguido engancharme. Ya tengo en mi librería “A sangre y fuego” esperando su oportunidad.
  • La tabla de Flandes, de Arturo Pérez Reverte. Mi reconciliación con este autor después de mis desastrosas experiencias con la saga Alatriste. Una novela que atrapa dentro de un cuadro con un misterio por resolver y unos personajes muy interesantes.

  • El abuelo que saltó por la ventana y se largó. La literatura nórdica es muy interesante, aunque reconozco que la leo menos de lo que debería. En esta ocasión, Jonas Jonasson nos trae una hilarante historia de un anciano que, como recoge el propio libro, saltó por la ventana de su residencia y se largó. A partir de ahí, todo puede salir bien…o no.

  • Caballero Veinticuatro, de Jesús Delgado. Como literata novel, me gusta apoyar a los autores desconocidos (aunque este caso no es tan desconocido para mí) que deciden hacerse hueco en el complicado mundo editorial. Esta novela nos traslada a la Sevilla de la peste, un robo y las intrigas de una muy noble y leal ciudad. Sorprende, además de la propia trama, el gran trabajo de documentación que hay detrás (Jesús, si me lees, espero nueva novela).
  • Cuentos tontos, de Salva Terceño. La reinterpretación más loca de los cuentos tradicionales que podrás leer jamás. Caperucita, Blancanieves, El flautista de Hamelín…olvídate de cómo eran y descubre como son, para nada, tontos.

Ha habido grandes decepciones como es el caso de Farenheit 451 de Ray Bradbury, una obra maravillosamente escrita pero que no logró atraparme, aunque sigo dándole oportunidades a las distopías, sólo 1984 de Orwell ha conseguido engancharme; o Pandora de Anne Rice, no puedo entender como la autora de Entrevista con el Vampiro puede haber escrito otra historia de vampiros, pero tan tremendamente aburrida…además, este año he consolidado la buena costumbre de abandonar libros y no obligarme a acabarlos.
También ha sido el año en el que el formato ebook ha llegado a mi vida para quedarse por una mera cuestión logística de dinero y espacio.

Escritura

En lo que respecta a este blog, este año os he dejado 59 entradas contando esta que leéis (espero terminar una más antes de final de año, pero no puedo prometer nada) lo que supone un aumento del 43.90% respecto a 2018, no está nada mal. De todas las entradas, 45 han sido relatos y, los otros 14, reflexiones de diferentes tipos (Sevillagrafías, Treintañera en apuros busca… y personales).

En febrero me lancé al Reto Ray Bradbury, consistente en escribir un relato semanal durante 52 semanas (un año). Actualmente, van 36 relatos del reto publicados. En octubre hice un parón consciente porque, como cada año, hice una adaptación literaria del reto “Inktober” que podéis ver en Instagram, esto supone 31 relatos más aunque no han aparecido en el blog. Retomé el reto Ray Bradbury, pero, desde el 24 de noviembre, he sufrido un parón forzoso porque no siempre es fácil escribir, hay veces que las ideas no llegan, otras veces falta tiempo. En otras etapas de mi vida, esto habría sido una tremenda frustración para mí, pero he aprendido que las obligaciones autoimpuestas, cuando se trata de hobbies, sólo conseguían crearme ansiedad así que he decidido que el reto seguirá por donde está y no voy a volver a empezarlo de cero, no se me va la vida en ello.

He participado, un año más en el certamen mensual del Tintero de Oro logrando ser “Tintero de bronce” en el mes de junio con el relato “El teléfono rojo”. Además, tres de mis relatos aparecen en el libro recopilatorio de esta edición, curiosamente los tres de los que me siento más orgullosa de los nuevos de este año (podéis adquirir el libro aquí, es un regalo ideal para la carta a los Reyes Magos). También me he atrevido a enviar mis textos a varios concursos y en uno logré un tercer premio (podéis leerlo aquí).

He participado por primera vez en un Micro abierto de relatos organizado por el colectivo Naufragos en la Casa del Libro de Viapol Center. Hablar en público me da muchísimo respeto (podéis verme aquí).
Por último, este año han sido 5 las colaboraciones que he realizado. 4 de temática cofrade en el portal de El Foro Cofrade y una quinta en el Consultorio de Madame Santal, un blog divertidísimo que os recomiendo seguir.
Para 2020 no hago planes, ya me he dado cuenta de que, hacerlos es boicotearme a mí misma y, sinceramente, prefiero seguir siendo feliz con lo que hago a sentir que es una obligación frustrante. Lo ideal sería, al menos, hacer lo mismo que en este 2019, si es más, pues mejor que mejor.

3 Comentarios

Responder a Beatriz Vélez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .