Letras en cascada. Enero

Este año me he propuesto dejaros cada mes los libros que me han acompañado los días del mes anterior. Así que, antes de que siga avanzando febrero, vamos a dar un repaso a las lecturas del primer mes del año.

Enero es un mes que viene siempre cargado de novedades literarias en mi librería gracias a la colaboración de Reyes Magos y cumpleaños. Este año esa tendencia ha fallado y, oficialmente, solo me han regalado uno (la primera lectura de enero) pero le he puesto remedio con las devoluciones de regalos y he añadido otros dos más (el último de enero y el primero de febrero). 

Comencé el mes con A sangre y fuego, de Manuel Chaves Nogales.Un libro escrito por el autor sevillano en el primer año de la guerra civil española formado –en su versión original– por 9 relatos sobre diferentes episodios de la contienda. La edición que yo he leído incluye dos relatos más que se encontraron en diversas publicaciones internacionales. Cómo expuso Arturo Pérez Reverte, solo el prólogo del libro merece ser estudiado en todos los colegios. Es un libro para leer con tranquilidad y que remueve el estómago a medida que se avanza entre sus páginas. 100% recomendable. 

Acabado este, vino Sevilla en los labios de Joaquín Romero Murube.

Un libro dedicado a la idiosincrasia de esta ciudad desde la óptica de un personaje de mitad del siglo XX por lo que, algunas de sus realidades han cambiado mucho. Actualmente solo podemos encontrarlo de segunda mano,en mi caso, compré una edición que formó parte de un coleccionable de un periódico que encontré en un mercadillo por 2€. A pesar de ser un libro muy reconocido, a mi no ha logrado engancharme salvo en momentos muy puntuales de la obra. 

La última lectura de enero ha sido Intimidad improvisada de Máximo Huerta.Tengo que reconocer que me gusta la forma de escribir de este periodista. He leído todas sus novelas (lecturas muy livianas que, de vez en cuando, no vienen mal) pero en esta ocasión, el libro es una recopilación de sus columnas en varios periódicos. Su visión del mundo sencilla y cercana me encanta, es un gran columnista y sería genial que volviera a estos rincones periodísticos aunque parece que, ahora mismo, no está en los planes del ex ministro de cultura. 

Veremos a ver cuánta lectura y de qué tipo trae febrero.