En punto

Llegaba tarde, otra vez. Esta vez no era su culpa, nadie podía imaginarse que la huelga del circo afectaría al tren. ¿Quién, en su sano juicio, iba a pensar que malabarista y payasos iban a hacer sus números en las vías? Alegraban la vista, eso sí.

Miró el reloj, la aguja grande marcaba las doce. En punto, sí, pero tres horas después. Entró. Un señor lo miraba desde el otro lado de la sala.

—No queda nadie, a buenas horas llega -le reprochó el sacerdote- ¿Le parece bonito no llegar a tiempo a su boda?

Relato participante en el “Flash Fiction EACWP Contest” en ESPAÑOL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .