Letras en cascada. Mayo y junio

Parece ser que esta sección ha decidido, por sí misma, tener periodicidad bimensual. Además, debido al parón veraniego, se está publicando en septiembre…un despropósito sí, pero ya he retomado el blog tras las vacaciones y espero mantener un ritmo estable (siempre digo lo mismo y siempre acabo publicando sin lógica). Mayo tampoco fue un buen mes de lectura pero en junio mejoró bastante. Seis libros entre los dos meses y ningún abandono.

El primer libro de mayo fue Azul de Rubén Darío. Recordaba esta obra de mi época escolar, era uno de esos libros que los libros de texto definían como obra maestra y un imprescindible. Y justo así me enfrenté a él, esperando un libro mágico, un libro especial…un libro que me ha decepcionado profundamente por su empalagoseo. Aunque me gusta la poesía y también la mitología clásica, este libro es demasiado edulcorado para mí.

 

Tras esta decepción, decidí cambiar a novela y elegí Lolita de Vladimir Nabokov. Se trata de una de las novelas más importantes del siglo pasado pero, además, tal y como está el patio, una novela que corre el riesgo de ser eliminada del mercado por puritanos que creen ser los dueños de la moral. La historia de un hombre de cuarenta años con preferencias sexuales y emocionales por niñas es un tema excesivamente delicado para las cabezas cerradas que está creando el siglo XXI. Con esta obra me pasó igual que con Crimen y Castigo de Dostoyevski, aunque el penal nunca fue mi área favorita del derecho, estos libros han sabido atraparme en todo lo que envuelve a la comisión de un delito. Me impresiona como Nabokov plantea la psicología de los personajes, la degradación moral, la obsesión. Si no estas dispuesto a dejarte llevar por lo políticamente correcto, no debes perderte esta novela.

 

Junto comenzó con La insoportable levedad del ser. Cuando lo empecé, guiada por el título, esperaba una obra mucho más farragosa y, sin embargo, a medida que avanzaba en su lectura, más me enganchaba. Una historia que habla de amor, con todo lo que conlleva (celos, sexo, traición,…) y que, a la vez, nos habla de la vida cotidiana y de las dudas e inseguridades que las relaciones personales acaban provocando en las personas hasta el punto de provocar la huida o el auto sabotaje. Además, me ha trasladado a la vida de la República Checa durante la dominación de la URSS, un mundo extraño para mí.

 

Una de cosas que me gustan de las redes sociales es que encuentro mucha gente con la que charlar de libros aunque esto sea un riesgo para el bolsillo, ¡te crean necesidades lectoras! Pues justo eso fue lo que me pasó con el siguiente libro de junio, El maestro Juan Martínez que estaba allí de Manuel Chaves Nogales. Este es mi tercer libro de este autor y, con cada una obra suya que leo, más me maravilla. Un cronista único, deseando abordar el siguiente. En esta ocasión, nos trae la historia de Juan Martínez, un bailarín de Burgos en su periplo “por esos mundos de Dios”. Aunque hay pequeños momentos del libro que suceden en Estambul o París, la parte más importante del libro discurre en Rusia durante la Revolución de 1917. Penurias, hambre, muerte, destrucción, guerra y tan solo una máxima, sobrevivir. Sin duda es una obra imprescindible para los que quieren conocer la historia.

 

Cambiando por completo de tercio, de las estepas rusas me volví a España para seguir con las aventuras de Antonia Scott y Jon Gutiérrez en Loba Negra de Juan Gómez-Jurado. Un nuevo thriller, cargado de acción. La singular pareja se desplazan al sur en este segundo libro de la saga. Un libro que se lee del tirón con una escritura ágil y que te va enganchando. Además, una delicia para los sabineros como yo que nos entretenemos en buscar todas las citas de canciones de Joaquín Sabina que hay a lo largo de sus páginas. No os cuento nada de la trama, para evitar cualquier spoiler. Por cierto, el tercer volumen saldrá a la venta el próximo 5 de noviembre. Quién sabe si por fin sabremos algo del misterioso Mr. White.

 

Cierro el repaso con otro cambio de tercio. En esta ocasión, teatro de la mano del esperpento. Luces de Bohemia de Valle-Inclán. Una obra sobre el desventurado mundo de la literatura. Una historia triste y trágica donde un soñador literato, Max Estrella, muestra una sociedad donde las letras solo traen hambre y fracaso. Valle-Inclán era un visionario, sin duda.

Y hasta aquí, las letras de mayo y junio, en breve os cuento cómo han ido julio y agosto.

LETRAS ENCADENADAS: ENERO FEBRERO MARZO-ABRIL

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .