Una boca prestá

La era COVID se ha vuelto la etapa vital en la que más he deseado en mi vida tener una boca ‘prestá’

Una boca prestá frente a los que dicen que “saldremos mejores” mientras siembran insultos en las redes para todos los que opinan diferente. 

Una boca prestá para los que se les llena la boca diciendo que “ya vamos a volver a estar confinados” mientras enseñan en sus redes comportamientos que, en caso de positivo, el rastreo se alargue hasta el infinito y más allá…o una boca prestá para sus primos hermanos, los del “tengo miedo a salir de casa por el virus” en sus redes, pero que salen en las redes de otros…

Una boca prestá para todos los que están deseando que las cosas vayan mal solo para ellos poder decir “yo ya lo dije”…

Una boca prestá para los que hablan de ser empáticos pero solo cuando la empatía es unidireccional. Que me entiendan a mi, que se pongan en mi sitio, pero yo no me voy a poner en el de los demás… 

Una boca prestá para los asertivos, unidireccionales, una vez más. Porque mis derechos son míos y los tuyos me importan una mierda…aunque de deberes, ni hablamos… 

Una boca prestá para los del “juntos podemos con todo” porque los españoles solo nos hemos unido para celebrar el gol de Iniesta y, últimamente, dudo hasta de esto… 

Una boca prestá para los que hablan de chiringuitos y paguitas incapaces de entender que muchos llevan sin cobrar desde marzo o varios meses en ERTE no solo sin cobrar sino sin aparecer siquiera en los registros del SEPE. Quizás les parezca mejor morir de hambre…

Una boca prestá para los que se aprovechan de la circunstancia para despedir, reducir sueldos, cambiar contratos amparados por la ley pero en claro fraude. Ande yo caliente, ríase la gente o, lo que es lo mismo, mientras yo gane más, lo que tú ganes me importa -de nuevo- una mierda…

Una boca prestá para los que, si todo ha ido bien, es gracias a los políticos, pero, si las cosas van mal, es por culpa de los ciudadanos… 

Una boca prestá para los que llevan años vendiendo al mejor postor la sanidad y la educación. Para los 17 reinos de taifas. Para los que calientan escaños y se cuelgan medallas porque las cosas salen bien gracias al curro de los de abajo, no de los de arriba… 

Una boca prestá para el que te señala a ti sin verse a sí mismo. Quién no haya fallado absolutamente en nada, que hable. Quién esté libre de algún pecado, que tire la primera piedra…

En fin, que es para tener una boca prestá y, acabando de carnavaleras y juancarlistas maneras, “…sólo decir de corazón, que si alguien aquí se molestó, pos que le den por culo”.

Un comentario

  1. Amen a tus palabras. La verdad es que no suelo creer demasiado en que algún suceso social se convierte en el paradigma de un cambio en la sociedad. Estos cambios en la mentalidad suelen cocerse a un fuego mucho más lento. En realidad, casi diría que épocas como la de este coronavirus lo único que logran es remarcar las actitudes y comportamientos ya instalados en en una sociedad. Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .