El Deseo

el deseo

“No fue suficiente aquella revolución” piensa al pedir su deseo antes de soplar las velas. Demasiadas. Sesenta y ocho como aquel mayo en el que quemó sujetadores queriendo quemar sus cadenas. No fue suficiente pedir a gritos el voto con una hija en brazos y ningún padre, ni para la una ni para la otra. No sirvió la revolución ni para ella ni para esa nieta que vive encadenada a una pantalla en la que le dicen gatita a la vez que le prohíben volar.

No fue suficiente, pero aún le quedan ideas enredadas en su pelo morado, ya sólo le queda soplar.

 

Este relato ha quedado en tercera posición en el certamen DoReMicros Presencial organizado por
Me Suenan Tus Letras, final celebrada el 15/11/19 en Las Sin Miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .