La receta

La hoja de acero inoxidable volaba sobre las hojas de espinaca que había comprado aquella misma mañana en el mercado. Encima de la encimera, una hoja cuadriculada y amarillenta por los años, le mostraba la receta con la que adquirió fama mundial en los fogones.

No era feliz. Cocinar ya no era su pasión, era su esclavitud.

Dejó el cuchillo sobre la tabla y abrió la pesada hoja de aquella faca heredada de su abuelo. Aquella que, según le contó de niño, había pertenecido a un sanguinario bandolero, pero que, años después, había descubierto que el abuelo la compró en Albacete durante su viaje de novios.

Todo era mentira. Él mismo era una gran farsa.

Se la clavó sin piedad. Su cuerpo cayó abandonado sobre el aséptico suelo mientras el viento que entraba por el ventanal, jugueteaba con la desgastada hoja de papel hasta hacerla posarse sobre su sangre.

Ahora nadie podría decir que el plato final no había sido intenso.

6 Comentarios

  1. ¡Ostras, Bea! Desde luego que fue intenso ese plato. Has reflejado muy bien la percepción de su propia vida, la desesperanza que puede embargar a quien decide terminar con su propia vida. Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .