El vendedor de huevos

Huevos vendedor relatos cortos microrrelatos

Aquella mañana, como todas desde que había terminado su exitosa carrera en la mejor Universidad del país, vistió su elegante traje gris con camisa blanca y corbata. Tomó su maletín cuidadosamente, ese que nunca dejaba que nadie tocara y que trataba como si contuviera el mayor y más frágil de los tesoros.

Salió a la calle y caminó con paso rápido pero lo suficientemente despacio para evitar que el sudor llegara a estropear su reluciente camisa blanca. Comprobó en su reloj de pulsera, herencia de su abuelo, que llegaba a tiempo aunque no lo suficiente para detenerse a tomar un café, sus clientes esperaban, otro días más que su estómago tendría que esperar.

Abrió el maletín con delicadeza y se dispuso a echar una nueva jornada. Su puesto de huevos en el viejo mercado callejero le daba más esperanzas que monedas a final de mes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.