Se busca cura

El Padre Manuel ojeaba el periódico como cada mañana cuando se encontró con un anuncio por palabras donde requerían los servicios de un cura. Aburrido de la escasa vida parroquial de su pequeña aldea, llamó al teléfono que aparecía bajo el cartel.

Acudió a la cita señalada, el día señalado. En la sala de espera sólo estaban él y otro señor que portaba un maletín de la Cruz Roja. “Un misionero”, pensó el Padre Manuel. “Un médico moderno que no necesita instrumental”, pensó el desconocido del maletín.

Una señorita los hizo pasar juntos. “Una dinámica de grupo”, pensaron ambos hombres. Al otro lado de la puerta, una muchacha postrada en la cama les esperaba. Se sobresaltaron.

一Tengo una enfermedad rara 一 les informó一, necesito quién busque un remedio y quién me devuelva la fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.