Limas

Limas relatos cortos microrrelatos

Se equivocó al pedirle a Felipe en su carta limas para la cárcel. No recordó que su hermano era corto de entendederas hasta que fue demasiado tarde.

Sigue entre rejas pero cada mañana recibe un canasto de verdes frutos y, una vez por semana, una botella de ron entre las faldas de alguna moza.

Sus mojitos tienen fama en la penitenciaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.