Arriba y abajo, suave

Microrrelatos retoraybradbury beitavg humor eróticos

Sentía verdadera fascinación, movía el interruptor arriba y abajo, suave, despacio. No me importaban los gritos de la familia al ver la luz encenderse y apagarse con el rítmico sube y baja del conmutador, mis cinco sentidos se concentraban en la hipnótica y excitante tarea de mover cadenciosamente aquella palanquita.   

Mis padres lo intentaron todo para curar mi manía. El psicólogo habló de complejos de Edipo y parafilias pero, a pesar de los billetes que, semana tras semana, dejaban sobre la mesa del especialista, cada tarde repetía la misma rutina. Subía corriendo los tres pisos que separaban mi casa de la calle; tiraba la mochila sobre el sofá mientras mi madre me chillaba para que la recogiera desde la cocina; me acercaba al interruptor que devolvía mi reflejo en su superficie cromada, lo besaba y, mientras el vaho de mi aliento iba desapareciendo, comenzaba a moverlo, arriba y abajo, suave.

Creyeron que habían ganado el día que el electricista cambió los interruptores de la casa, pero para entonces, ya tenía mucha fama entre las mujeres del barrio.

(Relato para El Bic Naranja del 26/04/2019).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.