La visita

Microrrelatos retoraybradbury beitavg

Abrió los ojos con el molesto zumbido de su teléfono móvil. La luz de la mañana entraba sin piedad por la ventana y, cuando por fin sus pupilas se acostumbraron al cañonazo de luminosidad, la pantalla del teléfono continuaba parpadeando. Movió el brazo sintiendo como los músculos de la articulación se iban despertando y agarró el aparato que seguía vibrando insistente. Quien fuera que lo llamaba tenía mucho interés en hablar con él.

Miró la pantalla y sonrió al ver el nombre que aparecería parpadeante. Dudó unos instantes si cogerlo recordando a su abuela repitiéndole que, para los flechazos, había que hacerse el interesante, pero no aguantó. Si el destino la había puesto en su camino, era por algo.

Carraspeó para suavizarse la garganta, por las mañanas tenía una voz tan horrible que, a cualquier cerdito, le habría recordado al lobo feroz. Deslizó un sencillo sí mientras acariciaba con insistencia la llave que reposaba sobre su clavícula y clavaba su mirada gris en la sombra que se proyectaba de la ventana a la esquina de la habitación. No le hizo falta esperar para escuchar los armoniosos acordes de la musical voz de Clara al otro lado de la línea.

Sus pupilas se alargaron, felinas, las noticias que escuchaba a través del altavoz eran buenas. Por fin ella se lanzaba a la aventura de venir a conocerlo, en tan sólo dos días, sus deseos se verían hechos realidad.

Colgó el teléfono complacido, acariciando con lascivia sus incisivos con la punta de la lengua. Se levantó de la cama ceremonioso y, bordeándola, se acercó al rincón junto a la ventana, escondido del exhibicionismo de esta. Jugueteó con la llave que hasta hacía unos momentos colgaba de su cuello y, liberando la cerradura, separó los metálicos listones de la jaula dejando que sus ojos recorrieran el espacio hasta detenerse en el tembloroso bulto que lo observaba desde una esquina.

─Lo siento, mi amor -susurró sonriendo con perversión al escuchar los sollozos desesperados de su inquilina- ha sido muy grata tu compañía, pero voy a necesitar tu habitación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.