El cadillac

Cuando volví, el coche ya no estaba. Mateo, el mecánico, tenía casi la misma edad que mi viejo Cadillac pero se conservaba peor.

Entré a su oficina decidido a acabar con aquella rata pero lo encontré  tirado en el suelo sobre un charco de sangre.

Solo entonces fui consciente de la situación. Mateo estaba muerto y todo su despacho desmantelado, quien lo hubiera hecho sabía qué y dónde buscar. Mi cadillac solo fue una buena circunstancia para el escape.

Encendí un cigarro con el mechero de Mateo. Un terrible error por mi parte, no hubo forma de hacerle ver a la policía, entre golpe y golpe, que yo solo era un solitario al que le habían robado el cadillac.

2 Comentarios

  1. Si es que nuestros vicios son a la vez nuestra debilidad, je, je, je… Estupendo micro y buen homenaje inicial al famoso dinosaurio de Monterroso. Un abrazo, Bea!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .