Vía Dolorosa IV. Atada

Ni siquiera puedo escribirte. Lo siento.

Hace días que una bola se ha instalado en mi pecho y a ratos duele, duele mucho. Ya sabes de qué dolor te hablo, te lo he contado tantas veces. 

Sé que no va a pasar nada, Tú estás ahí y no me sueltas, no nos sueltas, nos amarran tus manos pero no puedo evitarlo, ya me conoces. 

Cuando aún no haya amanecido, mi fiel escudero en su necesaria salida, me guiará los pasos a tu puerta para rezarte. Y tu Madre, desde su azulejo, me sonreirá: “Todo va a salir bien, vuélvete a casa”. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .