Vía Dolorosa VII. Victoria

Hoy vuelvo a sentir el alma azotada. 

Las horas pasan, los días siguen…al final, como versa el juglar, la vida sigue como siguen las cosas que no tienen mucho sentido. El cielo es un reflejo de los sentimientos. Gris. Las nubes esconden su azul y vuelven nuestros ojos un valle de lágrimas. Negro destino, ¿cómo puedo encontrar consuelo?, ¿cómo puedo consolar a los míos? Desde arriba, los ángeles me repiten su eterna plegaria: a Dios, por María.

Mi corazón late al ritmo fúnebre del tambor. Siento que mi cuerpo es mecido por la incertidumbre y se balancea al límite insospechados de las fuerzas. De mis fuerzas. De Tus Fuerzas envueltas en blanco sudario. ¿No puede pasar este cáliz? No, así sea, sobre mis hombros cargo la cruz que nos dejas y arrastro mis pies por tu pasión. 

El luto no se viste de chantilly. La pena se enrosca entre nuestros dedos como un rosario. Parece lejana la victoria, pero llegará, como el tercer día.  

Es jueves. Santo. Consumatum est.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .