Emprendedora

Hacia el final del verano don Olegario empezó a cantar al alba subido al palo del gallinero y su mujer pasó horas en cuclillas incubando.

La gallina se había esfumado, atraída por las ayudas a emprendedoras, dispuesta a montar su negocio de hipnosis.

📷 David Stewart

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .