Delirios oníricos

En mi cabeza se reproduce el tictac de los relojes con una precisión casi suiza. Siento los segunderos avanzar mientras la luz en la calle se va apagando. La oscuridad pronto me abrazará y mi corazón se va acelerando a medida que la negrura llena la habitación. Me ahogo. Los ojos caen vencidos, pero no puedo dejarlos que se cierren, eso le daría ventaja.

Vendrán a por mí y no podré defenderme. No, ¡no puedo dormir! La muerte llegará cogida de la mano del sueño, pero no la dejaré que se haga con mi alma. Yo quiero vivir, vivir, ¡vivir! No, no lo consentiré. Esperaré despierto. No me importa cuánto tiempo sea, aguantaré con mis sentidos alerta.

Creía que iba a poder conmigo, su fe me causa risa.

Cuarenta y cinco…cuarenta y seis…cuarenta y siete…este pasillo me ayudará a vivir, cada paso que doy es un segundo que le robo a la parca…dormir, quién necesita esperar a la dama de la guadaña con los ojos cerrados? Ya tendré tiempo cuando me llegue el sueño eterno.

SOMNIFOBIA: fobia a dormir

43 Comentarios

  1. Ay por Dios, esta sí que es una fobia para volverse loca, en el estricto sentido de la palabra. Una fobia chunga de verdad y muy bien reflejada la angustia en el micro. ¡Enhorabuena!

    Me gusta

  2. ¡Hola, Beatriz! Ostras, no solo es la angustia de quien lucha contra el sueño, es el trasfondo de esa lucha, ese miedo a que la muerte nos llegue de imprevisto. Casi diría que el personaje del micro tiene una personalidad obsesionada con mantener el control en todo momento sin permitirse el menor descuido o momento de descanso. Perfectamente transmitidas las sensaciones y rumiaciones en ese momento de ir a la cama. Muy buen micro. Un abrazo!

    Me gusta

  3. Hola, Beatriz. A este lo de contar ovejas para dormirse se le queda corto. Directamente cuenta los segundos y mira que llegando a los 3600 las horas son interminables. Yo sé lo que es una noche entera en vela por algo parecido, el día posterior entero te lo pasas zombi deseando la llegada de la noche; para zarandear a Morfeo de la pechera por no haberse presentado la noche anterior. Saludos 🖐

    Me gusta

  4. El sueño y la muerte son hermanos, dijo una vez el poeta. Es una fobia terrible la que describes y no en valde la privación de sueño es un metodo de tortura usado durante siglos por los verdugos mas sanguinarios. Excelente relato. Saludos

    Me gusta

  5. Para los que padecemos de insomnio esta fobia de la que tratas, si no es exagerada, es casi una bendición, a pesar de lo bien que has descrito, Beatriz, la sensación de angustia cuando se intuye que se acerca, para quien la sufre, el sueño y el fin.

    Me gusta

  6. Hola, Beatriz. Pues para dormir yo diría que hay que pincharse o algo, porque pinta mal esta fobia. Me ha gustado mucho tu micro. Se puede percibir esa lucha interna del personaje y cómo se prepara para la hora de la verdad.

    Me gusta

  7. Hola, Beatriz. Qué complicada es esta fobia, más que complicada, jodida, porque puede acabar con uno/a. El estilo del relato me ha gustado mucho, cómo has descrito la sensación del sueño que se apodera y te va a vencer. Felicidades. Un abrazo.

    Me gusta

  8. ¡Hola, Beatriz! Me ha llamado especialmente la atención cómo, en tan pocas palabras, transmites la crudeza de una fobia que, desde luego, no quisiera padecer. Sin duda el miedo a la muerte con los ojos cerrados puede acabar matándolo, más pronto que tarde. Me ha gustado mucho tu creación, ¡felicidades! Un saludo desde la Buhardilla de Tristán.

    Me gusta

  9. Hola, Beatriz. Un relato muy bien trabajado, casi como un miedo persecutorio. Debe de ser una fobia muy macabra, pues cuanto más tiempo pases sin dormir más pesadez de cabeza y mayor paranoia. Creo que es la fobia más terrible de las que llevo leídas, y eso en parte es por el estilo escogido. Absorbente y que no te deja casi respirar.
    Muy bueno.
    Un abrazo!

    Me gusta

  10. Hola Beatriz, muy buena¡¡¡ Fobia a dormir, pues por dios que el sufrimiento ha de ser agónico, y lo has descrito, perfectamente, ha sido un placer leerte, seguiré leyendo por aquí. Un abrazo grande¡¡¡

    Me gusta

  11. Hola,
    Me gusta como has plasmado ese miedo irracional y excesivo a dormir de tu protagonista, muy latente la angustia, desesperación por no dejar que la parca gane en esta carrera contra el relog.
    Saludo

    Me gusta

  12. Hola Beatriz. Qué buen relato. Nos haces participar de la fobia de nuestro protagonista, sintiendo el agobio que le produce el tic-tac del reloj al marcar las horas nocturnas.
    Un relato redondo. Un abrazo enorme.

    Me gusta

  13. Esta fobia tiene que ser terrible, dormir es una necesidad fisiológica y tenerle miedo debe acarrear problemas muy serios.
    Me ha encantado cómo lo cuentas. Con tu permiso sigo por aquí leyendo.
    Un saludo.

    Me gusta

  14. Hola Beatriz. Una fobia aterradora, pues toca enfrentarla todos los días. A ese paso no tardará en alcanzarle el sueño eterno. Muy bien descrito ese miedo en primera persona que nos mete dentro del relato. Un abrazo.

    Me gusta

  15. Hola Beatriz, un micro demoledor, ese compás de espera aterrador por un lado y angustioso por el otro, con ese conteo sistemático de los segundos, es en sí destructivo, y ese no dormir deteriora el cuerpo aceleradamente, y tarde o temprano el sueño le vencerá. Quizás esa noche tenga la suerte de que la guadaña esté ocupada con otro soñante, ja, ja.

    Sabes desde niña he tenido problemas de sueño, recién nacida me fui por unos minutos al otro lado, creo que eso me hizo ser tan callada, dicen que ni de bebé lloraba, aunque estuviera hecha un fiasco y con hambre, creo que ese primer encuentro con la muerte me marcó y trataba de no llamar su atención. Pero en el curso de mi vida he tenido unos cuantos encuentros muy cercanos más con ella. Pienso que hemos hecho las paces y aprendido a respetarnos y guardar distancias ambas, pues mi insomnio ha mejorado muchísimo.
    Si siendo insomnio lo he pasado tan mal por tantos años, tengo 61 ya, no quiero imaginarme lo que sería una fobia de este tema del sueño, por la razón que fuera.

    Me encantó leerte, exquisita narrativa. y buen compás. Gratos días venideros.

    Me gusta

  16. Que horrible sufrir esta fobia, esa angustia por la llegada de la noche con su obscuridad, y el miedo a que el sueño llegue que situación tan complicada .
    Muy bien narrada toda historia.
    Un saludo

    Me gusta

  17. ¡Qué original! Me ha encantado el desarrollo de este micro donde el lector sabe que cuánto más se resista el protagonista antes le atrapará la parca que tanto teme. Pero la fobias, son fobias y los razonamientos lógicos no suelen ser las claves para salir de ellas.
    ¡Felicidades, Beatriz!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .